Algunas enfermedades de los gatos

Alergias

Algunas personas son alérgicas a la glucoproteína Fel d1, presente en la saliva y que pasa con el acicalamiento a la piel y al pelaje.  1 de cada 50.000 carecen de esta glucoproteína debido a una variación genética en el ADN.  La glucoproteína Fel d1 suele producir estornudos, irritación de las vías respiratorias y, en casos más agudos, asma y otras reacciones alérgicas. El 24 de septiembre de 2006, la firma biotecnológica Allerca anunció el comienzo de producción de los primeros gatos hipoalergénicos sin modificación genética.  Además, existe una raza de gatos llamada gato siberiano o Bosque de Siberia, que no producen esta glucorproteína Fel d1, por lo que no causan alergias (excepto en un 20% de casos).

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa que puede afectar al gato y es peligrosa para la mujer embarazada por ser una causa de malformaciones en el feto.  
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la principal causa de toxoplasmosis en mujeres embarazadas es la ingesta de carne cruda o poco cocida, seguida de el consumo de verduras sin lavar y el contacto con excrementos de gatos infectados.
 El gato adquiere la enfermedad cuando se alimenta de algún pájaro o ratón infectado. Por lo tanto, la primera conclusión es que el gato implicado en la transmisión es aquel que tiene posibilidad de cazar ratones, es decir gatos silvestres o de granja y no el gato doméstico alimentado con pienso o alimentos enlatados. 

El animal enfermo excreta los quistes en las heces y el humano se infecta por el contacto oral con ellas,  por no lavarse las manos después de limpiar la caja, por ejemplo. Esto ya supone de por sí un bajo riesgo de contagio. Además, es improbable que un gato doméstico se alimente de los animales antes nombrados. 


Teniendo en cuenta lo anterior, la mujer embarazada debe evitar el contacto con gatos callejeros y protegerse con guantes a la hora de limpiar la tierra donde los animales caseros entierran sus heces y lavarse las manos posteriormente. 
Siguiendo estas normas la posibilidad de contagio se reduce considerablemente. La mujer seropositiva a toxoplasmosis queda inmunizada de por vida; solamente se considera período de riesgo los cuatro primeros meses de embarazo de las mujeres seronegativas a la toxoplasmosis, que son las que tienen posibilidad de infectarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡El Mejor Amigo del Hombre ¡¡¡

¡El Mejor Amigo del Hombre ¡¡¡